Algunas reflexiones sueltas

por Fernando Suárez Guerra

Desde que terminé mis vacaciones de Navidad y salí de España hacia Praga, hace ya más de un mes, han pasado muchas cosas alrededor, muchas emociones, incertidumbres y nervios, que a mí me invitan a comer sin control, prueba de ello la da mi hinchada talla de pantalón… Pero todo se está resolviendo extraordinariamente bien, y como dice mi padre en estos casos, el miedo que tengo es a que la buena racha termine y llegue una mala. Es fácil acostumbrarse a lo bueno, y aunque durante un tiempo pensé que no terminaba de llegar nunca, ahora todo viene de golpe; cruzo los dedos porque cuando la buena racha termine sepa aceptarlo con deportividad.

Hoy ha sido el primer fin de semana en mucho tiempo sin grandes preocupaciones en la cabeza y lo he agradecido mucho. He hecho algo de turismo por el downtown de Los Ángeles y he visitado brevemente el barrio de Hollywood. Todo aquí me impresiona por lo diferente que es a Europa y por las gentes tan peculiares que uno se encuentra por las calles (peculiares para mí, claro). Se me hace raro, muy raro, hacer turismo yo solo, ya me he acostumbrado a hacerlo con Inma al lado; sé que le encantaría ver todo esto y que juntos lo disfrutaríamos mucho más. Quizá podamos volver aquí los dos dentro de no mucho tiempo, quién sabe.

Hollywood Blvd.

Y mientras me evado con la ayuda de la radio en streaming y de Spotify:

Anuncios