Corrigiendo exámenes

por Fernando Suárez Guerra

Hace tres meses que me incorporé como profesor a la Universidad de Jaén, en Linares. Han sido unas semanas muy intensas, con mucho más trabajo del que imaginaba. Ahora toca rematar el curso preparando y corrigiendo exámenes (tareas que llevan más tiempo del que creía) y retomando mi labor investigadora, que ha estado parada este tiempo.

La vida en Linares está bien, es una ciudad pequeña en la que se echan algunas cosas de menos, pero no muchas. Esta nueva vida tiene muchas ventajas, en especial tardar 10 minutos a pie en llegar a la universidad… ¡eso no tiene precio! También está bien que ir de tapas sea una nueva y barata forma de cenar y que el coche no sea necesario más que para ir los fines de semanas a Bujalance.

Por lo demás, ya tenemos piso; la semana pasada firmamos la escritura y probablemente la semana que viene comencemos con una pequeña reforma antes de mudarnos a él. Estos primeros meses serán de vivir bajo mínimos hasta que recuperemos un poco el colchón económico que hemos dejado temblando, pero estamos muy ilusionados. Después de vivir de alquiler durante tanto tiempo, es una gozada pensar que uno ya va a instalarse en su propia casa.

Inma ya tiene una buena barriga, afrontamos así el último trimestre de embarazo antes de recibir a Martín. Los abuelos ya se están empezando a volver locos con la llegada del nieto… pero a los padres no nos gana nadie.

Mientras tanto esta tarde seguiré corrigiendo exámenes.

Anuncios