Y los meses pasan a la velocidad de la luz

Este primer cuatrimestre ha tocado a su fin. Han sido meses de mucho trabajo y, sobre todo, de mucho Martín, que a su madre y a mí nos tiene totalmente embobados.

Aunque sólo tiene cinco meses y tres días, está muy mayor, se ríe mucho y cada vez que ríe a su madre y a mí se nos cae la baba. Sí, puede resultar ñoño todo esto, lo sé, pero cuando uno es padre os aseguro que ya no lo es, creedme.

Las horas del día no me dan para todo lo que tengo que hacer, por eso ya casi tengo abandonado este blog, ¡con lo que a mí me relaja y me gusta escribir por aquí de vez en cuando! Ahora se avecinan meses de ajetreo, pues a las dos asignaturas que llevo durante el segundo cuatrimestre se le han sumado unas clases en un curso de Máster y mi firme intención de volcarme en mi investigación de nuevo, que está prácticamente abandonada desde que me incorporé a la Universidad de Jaén.

Mi día a día es un poco monótono, pues nos mudamos al nuevo campus en septiembre y todavía no tiene contrata para la cafetería, con lo que apenas tengo la oportunidad de charlar con nadie durante la semana…bueno, aunque bien pensado, si hubiera cafetería me faltaría tiempo para visitarla.

Inma y yo a menudo hablamos de las cosas que echamos de menos de Madrid y Praga. Sí, fueron tiempos duros, especialmente los de Praga, pero también estuvieron trufados de momentos y experiencias muy bonitas. Esta misma semana le comentaba a Inma que recordaba el parque de Letná, un parque alargado que llega casi hasta el Castillo de Praga y que transcurre paralelo al río; yo solía (bueno, quizá ‘soler’ sea un poco pretencioso…) salir a correr por allí cuando ya se hacía de noche y disfrutaba de unas de las vistas más espectaculares de la ciudad: iluminada, con el río cruzado por sus puentes y las torres de la Ciudad Vieja asomando entre los edificios.  Si todo va bien, ya tenemos pensado hacernos una escapada a Berlín, Praga y Viena dentro de un par de años, cuando Martín sea más grande y nuestra economía se haya recuperado un poco. Pero por el momento toca volver a la realidad, rematar los exámenes de enero y preparar las clases que comienzan la semana que viene. Poquito a poco.

Últimamente estoy recordando a Coldplay cuando hacían grandes temas.

Anuncios