El pozo de Tooru

"Which is why I'm writing this book. To think. To understand. It just happens to be the way I'm made. I have to write things down to feel I fully comprehend them."

Categoría: Humor

Inside Job

Ayer aproveché que disponía de un par de horas libres para ver Inside Job, el documental que hace un par de años explicaba claramente los motivos de la crisis financiera.

Este documental ha sido clarificador para mí y creo que definitivamente entiendo qué es lo que nos ha llevado a donde estamos. Entiendo lo que son las subprime, el apalancamiento, un banco de inversiones y qué papel jugaron las agencias de calificación, ésas que antes ninguno sabíamos que existían y que ahora salen todos los días en diarios e informativos. Lo que más preocupa de todo es la conclusión a la que llega el documental, y es que después de la crisis, quienes la originaron han visto intactas sus ganancias y, lo más grave de todo, siguen estando al mando del sistema financiero.

Hay muchas cosas que me siguen dando vueltas en la cabeza desde ayer. Está la idea de que quienes dirigían las entidades bancarias, reguladoras y calificadoras durante la burbuja económica no dudaron en llevar a sus empresas a la ruina si por el camino ellos se enriquecían de manera obscena. Está la idea de que a los bancos les interesa la desregularización, entre otras cosas, para crecer de manera indefinida, de manera que, si hay algún problema, los estados deban acudir a su rescate para evitar un colapso del país. Están también los sueldos de las personas que contribuyeron y se enriquecieron durante todo el proceso. Ah, y está, para quedarse atónito, la falta de reconocimiento de culpa de todas estas personas.

En un momento del documental, Andrew Sheng, consejero jefe de la comisión reguladora bancaria de China, suelta una perla que da que pensar:

Why should a financial engineer be paid four times to 100 times more than a real engineer? A real engineer builds bridges. A financial engineer builds dreams. And, you know, when those dreams turn out to be nightmares, other people pay for it

Recuerdo que hace ya mucho tiempo, cuando todo esto que estamos sufriendo comenzaba, alguien me envió el enlace a un vídeo en youtube en el que dos cómicos ingleses explicaban de una manera muy divertida la esencia de lo que desgrana Inside Job:

He de confesar que en su momento no lo entendí bien, porque desde siempre todo lo que tiene que ver con el mundo financiero me ha causado alergia. Ahora sí lo entiendo, y asusta.

Anuncios

Las vacas flacas

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Vaya Semanita

Tienen altibajos, pero aquí han dado en el clavo…

(NOTA: Según la RAE:

maqueto, ta.

(Del vasco makito o maketo, tonto, majadero; cf. magüeto).

1. m. y f. despect. P. Vasco. Inmigrante que procede de otra región española y no conoce ni habla vascuence.)

El teatro, ¡siempre el teatro!.

Esta semana tengo muchas cosas en la cabeza, en parte por el teatro, que ya me tuvo ocupado antes de Navidad y que ha empezado este año más fuerte que nunca. El fin de semana pasado representamos una obra para niños con motivo de la Navidad. Se llamaba ‘El rapto de las cebollitas’ y en ella aparecían entre otros personajes un burro, un perro y una gata; yo hacía de un doctor un poco sordo.

Esta semana nos traen de cabeza dos obras de Darío Fo que estrenaremos dentro de dos fines de semana. Todavía nos queda mucho trabajo por hacer pero creo que saldrá bien, veremos. Por lo pronto esta tarde he diseñado un cartelito para utilizarlo de reclamo en los correos que envíe a mis conocidos para promocionar las obras. Son dos piezas cortas (en torno a 1 hora cada una) de Darío Fo y creo que son muy divertidas. Darío Fo, para quien no le conozca, es un cómico italiano, quizá el más importante de los últimos cuarenta años; su obra se ha centrado casi exclusivamente en el teatro, donde ha escrito, dirigido y protagonizado algunas de las comedias más ácidas y críticas con la sociedad actual que existen. Como colofón a su aportación teatral, en 1997 recibió el Nobel de Literatura.

Después de terminar con este berenjenal en el que estamos metidos, volveré a preparar Arte, de Yasmina Reza; tendremos sólo mes y medio para hacerla partiendo de cero, pero confío en que saldrá bien. Ya daré la lata por aquí cuando se acerque el momento.

Por cierto, en estos momentos estoy enganchado a esta minicanción.

Series

Mientras vuelvo a coger ritmo con mi Tesis, dedico mi tiempo libre a recuperar el placer por las buenas series de televisión, que ahora son muchas.

Desde hace unos años se viene hablando de la endeble salud de los guiones cinematográficos de Hollywood (excepciones como Origen son sólo eso, excepciones), sin embargo, parece que las series de televisión han absorbido a todos esos grandes guionistas que el cine echa tanto de menos. No diría sólo que las series televisivas están viviendo una nueva época dorada sino, me atrevería a decir, que se ha descubierto una nueva dimensión, un nuevo concepto de series de televisión que antes no se conocía.

Muchas veces da la sensación de que todo está inventado y, de repente, alguien te da en los morros con algo totalmente nuevo. Sucedió con los Soprano hace unos años, luego Perdidos inauguró un nuevo concepto de narración que Héroes y Prison Break aprovecharían (de todo esto hablo yo, que no he visto ninguna de las series citadas, salvo los Soprano, que estoy terminando de disfrutar). Poco a poco voy entrando en el vicio de las series y ahora la que me tiene encandilado es Modern Family, que ayer se llevó una buena ristra de premios y nominaciones con las que arrasó en los premios Emmy. Está rodada con un estilo de falso documental muy atractivo, que ya The Office había descubierto, pero añade unos personajes maravillosos que no tienen desperdicio.

Sólo llevan una temporada, esperemos que las que quedan por venir mantengan el elevadísimo nivel de la primera.

Ben Folds homenajea al pianista de Chat Roulette

Existe una nueva forma de chatear llamada Chat Roulette, en la que la conversación se establece mediante videoconferencia, lo gracioso es que el sistema conecta de modo aleatorio con otros usuarios, así que nunca conoces a quien está al otro lado.

Hace unos meses descubrí un vídeo de Youtube realmente grande; un tío se conecta a Chat-Roulette mientras toca el piano e improvisa canciones según aparecen otros usuarios en pantalla. El tipo, que se hace llamar Merton, es realmente genial.

Otro tipo, Ben Folds, líder de los antiguos Ben Folds Five, homenajeó a Merton en un concierto conectándose a Chat-Roulette en plena actuación. ¡Legendario!.

Aquí Merton:

(Qué grande el momento “3” en el segundo 2:50)

Y aquí Ben Folds:

Forges y Torres

Parece que a Forges no le convence mucho el niño Torres…(y no es el único, oyes). Lleva unos cuantos días con comentarios y viñetas ácidas que a mí me hacen reír un rato.

Por lo demás, ando estos días actualizándome en lo que al Método de los Elementos Finitos se refiere (ardua tarea, por Dios) y preparándome para el sofocante calor de Madrid… menos mal que ya llega el veranito.

El Reno Renardo camina a Moria

No me preguntéis cómo, pero he dado con esto:

Sé que alguno se va a tronchar de risa.

Me ha recordado a los míticos Gigatrón:

He dicho.

El Mundial según Forges

Forges es un genio del humor gráfico y punto.

Ahora se está dedicando a escribir una suerte de twitter en elpais.com con reflexiones sobre el Mundial de Sudáfrica y es muy grande.

Merece la pena echar un ojo a lo largo del día porque comenta sus impresiones según se van sucediendo los diferentes encuentros. Además tiene la generosidad de adornar sus comentarios con alguna que otra viñeta, y eso en Forges es siempre una gozada. Por ejemplo, a tenor del partido de Australia, antes del mismo publicaba:

y después:

Calatrava y su Zona Cero

Yo no sé cómo he llegado a esto, pero es genial. Para disfrutarlo mejor, abajo la imagen del edificio en cuestión.


Es recomendable leerlo entero, pero me han resultado particularmente desternillantes los siguientes momentos:

“Será el único edificio de la ciudad preparado para una lluvia de aceitunas”
“Impone respeto, lo primero que piensas es ’si me subiera allí arriba me haría daño, joder’.”
“[…]muy probablemente seguiré pensando en cosas blancas, que tengan pinchos también, pero no necesariamente orientados hacia arriba[…].”

A %d blogueros les gusta esto: