El pozo de Tooru

"Which is why I'm writing this book. To think. To understand. It just happens to be the way I'm made. I have to write things down to feel I fully comprehend them."

Categoría: Música

Sugar Man

Hace unos días por fin me decidí a ver el famoso documental ‘Searching for Sugar Man’; me encantó.

Cuenta la historia de un misterioso cantautor que a finales de los sesenta y principios de los setenta publicó dos álbumes en Estados Unidos. Parece que ahora muchos coinciden en que tanto su música como sus letras estaban a la altura de los grandes, pero mientras Dylan triunfaba de manera arrolladora, Rodríguez pasó sin pena ni gloria y parecía haber desaparecido de la faz de la Tierra.

Años después, los autores del documental se encontraron con que en Sudáfrica, Rodríguez era una verdadera estrella, tal y como dicen en el documental, ‘mucho más grande que los Rolling Stones’; sin embargo, nadie sabía nada sobre él en ese país. Era un artista misterioso del que solo se conocía la foto de la portada de su disco “Cold fact” y del que corrían rumores, se decía que se había suicidado durante una actuación, por ejemplo.

El documental desgrana la investigación que los autores realizaron sobre la figura de Rodríguez y su sorprendente desenlace. Pero más allá de lo delicioso que resulta este documental, a mí me ha servido para descubrir la fabulosa música de este impresionante señor.

Manic Street Preachers – This Sullen Welsh Heart

The act of creation saves us from despair
A phrase that keeps repeating in my head
In my head

¡Que viene, que viene!

Esto de estar expatriado es complicado. Llevamos aquí casi cuatro meses y estamos deseando subirnos al avión que el próximo día 20 nos devolverá a España por dos semanas. Lo cierto es que las noticias que llegan de allí no son muy alentadoras, más bien lo contrario, pero uno quiere volver a su tierra, que es donde uno siente que tiene su sitio (Inma y yo ya estamos haciendo una lista de cosas que queremos hacer nada más llegar a España, entre ellas comer de raciones e ir al cine, por supuesto).

Aquí en Praga hace frío, como viene siendo habitual, pero parece que algo menos; no sé si realmente habrán subido las temperaturas o que ya se me ha hecho el cuerpo. La Navidad ya se siente en el ambiente, hay coronas navideñas colgadas en las puertas de las casas, árboles de Navidad en los comedores universitarios y luces navideñas por todos lados, aunque se quedan muy cortas comparadas con las de Viena, ¡por Dios qué exageración lo de Viena!

Estuvimos en la ciudad de Sisí y Francisco José hace tres semanas con mi cuñada Encarni y los tres alucinamos mucho con las luces navideñas de la ciudad, sobre todo con las luces que simulan lámparas palaciegas gigantes que adornan las calles aledañas a la catedral. Visitamos el palacio de Schonbrunn (¡hay que ver la residencia de verano que tenían los emperadores!), la catedral y el palacio de Hofburg, que en gran parte está fagocitado por la figura de Sisí. Yo acabé hasta las narices de la dichosa Sisí, la verdad, aunque los palacios eran una auténtica maravilla, claro.

schonbrunn

En cuanto a mi labor en la universidad, la semana pasada terminé mi colaboración en el Máster que me ha tenido ocupado algo más de un mes y salí contento; no ha sido todavía dar clase de verdad pero he estado en contacto directo con los alumnos y he comprobado que me gusta, así que parece que no me he equivocado del todo entrando en este mundo. En cuanto a la investigación, el Máster me ha tenido un poco parado, pero ya parece que vuelvo a retomar el ritmo y lo cierto es que estoy aprendiendo un montón de cosas. Creo que cuando regrese de España en enero podré empezar a trabajar en un par de ideas que podrían salir bien… veremos.

Y mientras tanto, estoy disfrutando como un enano con discos nuevos y algunos ya casi olvidados; Sigh no more, In rainbows, Abbey Road y Val Miñor-Madrid no dejan de sonar en mis auriculares una y otra vez.

Dylan siempre será atemporal

Hoy regresaba de la universidad escuchando música en el metro y he vuelto a Bob Dylan. Más concretamente, he vuelto a The times they are a changin’ y he recordado que hace dos años, cuando comenzaba el movimiento 15M, también me vino a la cabeza esta canción.

Recuerdo que entonces pensaba que algo grande estaba pasando, que eso podía ser el comienzo de un cambio enorme en el país. Pensaba que, efectivamente, “era mejor ponerse a nadar como loco o nos podíamos hundir como una piedra”. Por lo menos dos o tres días cada semana me acercaba a Sol sobre las 21:00 o 22:00 para hacer bulto y participar en lo que sentía que era algo histórico, al menos ese era el ambiente que se respiraba allí. Estaba muy equivocado.

Más de dos años después la cosa no ha cambiado ni un ápice, desde luego no para mejor. Siguen gobernando los mismos después de haber incumplido todas sus promesas electorales en un tiempo récord y de que se haya descubierto lo que todos imaginábamos: que están podridos de corrupción. Durante este tiempo no hemos dejado de presenciar cómo nos han recortado derechos, las diferencias entre clases se han acentuado más que nunca, los ministros se han reído de los españoles (me vienen a la cabeza numerosas intervenciones del Sr. Wert, por ejemplo), el caso Bárcenas ha salpicado de porquería a todos y cada uno de los miembros del Gobierno y, de manera absolutamente ininteligible, nada ha cambiado. Sí, digo que no se entiende porque efectivamente, nadie desde fuera podría entender que un Gobierno siga en el poder después de todo lo que ha ocurrido. Pero sí, somos la “democracia” bananera de Europa, es lo que nos ha tocado.

Volviendo a la canción de Dylan, recuerdo que hace unos meses vi Watchmen, la adaptación del cómic de Alan Moore, que abre con la mejor secuencia que he visto nunca en unos títulos de crédito. Esta secuencia va acompañada por la canción de Dylan y no tiene desperdicio.

Come gather ’round people
Wherever you roam
And admit that the waters
Around you have grown
And accept it that soon
You’ll be drenched to the bone
If your time to you is worth savin’
Then you better start swimmin’ or you’ll sink like a stone
For the times they are a-changin’

Come writers and critics
Who prophesize with your pen
And keep your eyes wide
The chance won’t come again
And don’t speak too soon
For the wheel’s still in spin
And there’s no tellin’ who that it’s namin’
For the loser now will be later to win
For the times they are a-changin’

Come senators, congressmen
Please heed the call
Don’t stand in the doorway
Don’t block up the hall
For he that gets hurt
Will be he who has stalled
There’s a battle outside and it is ragin’
It’ll soon shake your windows and rattle your walls
For the times they are a-changin’

Come mothers and fathers
Throughout the land
And don’t criticize
What you can’t understand
Your sons and your daughters
Are beyond your command
Your old road is rapidly agin’
Please get out of the new one if you can’t lend your hand
For the times they are a-changin’

The line it is drawn
The curse it is cast
The slow one now
Will later be fast
As the present now
Will later be past
The order is rapidly fadin’
And the first one now will later be last
For the times they are a-changin’

Semanas de vértigo

Escribo ahora después de unas semanas vertiginosas. Me alucina pensar todo lo que ha pasado desde hace dos meses, impresiona recordar la semana anterior a la boda, el fin de semana maravilloso de ésta, los amigos y la familia de punta en blanco, todos muy guapos, el viaje de novios, Nueva York, la cheesecake de Queens, la de Dean & Deluca, las vistas desde lo alto del Empire State, las ardillas de Central Park, los brokers trajeados y con zapatillas de deporte a lo Emilio Aragón en Wall Street, la tienda de Lego del Centro Rockefeller, el tenebroso edificio Dakota y su Strawberry Fields, las playas de México, las ruinas de Chichén Itzá, los cócteles, la famosa pulserita, los cenotes, los nachos con queso, el regreso a España, el calor de Fuengirola, el viaje a Praga, los primeros días en casa de Martina, la búsqueda de piso, Ikea y su sofá Friheten, mi llegada al Departamento de Mecánica de la Universidad Técnica de Praga, el reencuentro con mi amigo Jan, nueva vida y nueva cuenta de banco, de teléfono móvil, de tarjeta universitaria… sí, un poco de vértigo sí que me da pensar todo esto.

Boda

Pero podemos decir que la prueba está superada. Ya por fin tenemos piso (y maravilloso, por cierto), dormimos en una cama y no en un colchón hinchable, cocinamos nuestra propia comida y tenemos conexión a internet. Casi casi nos sentimos como en casa… aunque faltan muchas cosas y, sobre todo, muchas personas… menos mal que existe Skype.

Mi vida ha pegado un cambio enorme desde que comenzó 2013. No soy el mismo que hace ocho meses, y no porque ahora lleve alianza o porque mi tesis esté publicada, nada de eso. Mi horizonte no es el mismo, de hecho no sabía cuál sería hace tan solo tres meses y ahora lo tengo claro para los próximos dos años. Aunque mis actos tampoco se movían solo por mis intereses entonces, ahora soy mucho más consciente de que mis decisiones implican a otra persona, y eso conlleva una mayor responsabilidad.

Hace dos semanas, cuando cogía el avión en el Aeropuerto de Málaga, sentía un vértigo muy grande a la vez que una ilusión enorme por todo esto. Ahora, después de que las principales incertidumbres se han aclarado, casi solo queda la ilusión y el alivio de dejar un poco aparcado el ambiente enrarecido que se respira en España desde hace casi cinco años. Creo que va a ser muy liberadora esta etapa fuera de allí.

Y mientras tanto, espero con ansia el nuevo disco de Iván Ferreiro.

Last flowers to the hospital

Una de las mejores canciones de Radiohead:

Appliances have gone berserk
I cannot keep up
Treading on people’s toes
Snot-nosed little punk

And I can’t face the evening straight
And you can’t offer me escape
Houses move and houses speak
If you take me there you’ll get relief
Believe, believe, believe, believe…

And if I’m gonna talk
I just wanna talk
Please don’t interrupt
Just sit back and listen

Cause I can’t face the evening straight
And you can’t offer me escape
Houses move and houses speak
If you take me there you’ll get relief
Believe, believe, believe, believe…

It’s too much
Too bright
Too powerful

Too much
Too bright
Too powerful

Too much
Too bright
Too powerful

Too much

———————————–

Los aparatos eléctricos se han vuelto locos
No puedo seguir
haciendo daño a la gente,
pequeño mocoso.

Y no puedo afrontar el anochecer erguido.
Y no puedes ofrecerme una escapatoria.
Las casas se mueven y hablan.
Si me llevas allí, encontrarás alivio.
Créeme, créeme, créeme, créeme…

Y si voy a hablar,
sólo quiero hablar.
Por favor no me interrumpas,
tan solo siéntate y escucha.

Porque no puedo afrontar el anochecer erguido.
Y tú no me puedes ofrecer una escapatoria.
Las casas se mueven y hablan.
Si me llevas allí, encontrarás alivio.
Créeme, créeme, créeme, créeme…

Es demasiado.
Demasiado brillante..
Demasiado poderoso.

Es demasiado.
Demasiado brillante..
Demasiado poderoso.

Es demasiado.
Demasiado brillante..
Demasiado poderoso.

Es demasiado.

 

Recta final, ¿esta vez sí?

A lo largo de estos últimos dos meses he sufrido varios altibajos, porque cuando creía que comenzaba la recta final de mi tesis y me podría centrar en escribir, ¡zas!, un nuevo escollo se topaba en mi camino. Este último mes y medio en particular me he mostrado taciturno e irascible pero, ahora sí, parece que da comienzo el inicio del fin, lo cual es una gran noticia, claro que sí.

En una especie de lista de propósitos de Año Nuevo, ahora me planteo novedades en mi día a día, como regresar al gimnasio, desempolvar mi Kindle, que dejé cuando tenía a medio releer el primero de Harry Potter, salir a una hora razonable de la universidad para disfrutar del sol y de lo bonito que se ve Madrid estos días, preparar las vacaciones de verano y, antes aún, repasar con detalle la discografía de Radiohead antes del BBK Live que ya está a la vuelta de la esquina (hoy me he enterado de que mientras preparaban un concierto en Toronto tuvo lugar un accidente durante el montaje del escenario y falleció un miembro del grupo del staff y, aunque menos importante, se dañaron muchos de los equipos de la banda, hecho que ha provocado que cancelen varios conciertos a primeros de Julio, pero que no afectará a su actuación en el BBK Live).

En otro orden de cosas, apenas he tenido tiempo ni a pararme a pensar en ello pero confieso que echo de menos el teatro; actuar, quiero decir. En septiembre pretendo retomar mis ensayos y quizá en octubre o noviembre reponer una obra que preparamos el año pasado: Arte, de Yasmina Reza, una de mis obras favoritas.

Cambiando de tercio y entrando en el fantástico mundo de la música, una que yo me sé está hasta las narices de oírme hablar de las versiones que estoy descubriendo últimamente. Una de las que más enganchado me tiene últimamente es Come on Eileen, original de Dexys Midnight Runners y versionada por un fantástico grupo francés llamado Nouvelle Vague. La original la podéis escuchar pinchando este enlace, y la versión de la que os hablo os la dejo aquí debajo:

Ah, y una viñeta de Forges y otra de El Roto, que nunca están de más:

Un poco de Shatner para celebrarlo

Este último mes y medio ha sido particularmente obsesivo. Resulta que después de dos años y medio de investigación, el modelo numérico desarrollado no se ajustaba a los resultados obtenidos experimentalmente y esto me tenía preocupado. Hoy, después de dar cientos de vueltas al modelo y a los datos experimentales, ¡todo se ha aclarado!

…y para celebrarlo, un poquito de Common People de la mano del capitán Kirk, William Shatner.

[…]
I took her to a supermarket,
I don’t know why but I had to start it somewhere,
so it started there.
I said ‘pretend you’ve got no money’,
she just laughed and said,
‘Oh, you’re so funny.’
I said ‘Yeah?
Well I can’t see anyone else smiling in here.’
[…]

Covers

El ritmo frenético que mi día a día está experimentando desde hace unas semanas se ve aliviado gracias a una magnífica selección de canciones que he descubierto recientemente. Bajo el título “99 best covers ever (III)” he descubierto maravillosas versiones de un buen puñado de canciones, algunas ya las conocía y otras no. Imagino que ese III del título quiere decir que existen otras dos selecciones anteriores, eso explicaría la ausencia de otras maravillosas versiones que no están incluidas, aunque como todo esto es muy subjetivo, vete a saber.

Me he enamorado de algunas de ellas, como la versión del “Crazy in love” de Beyoncé, reinventada por un grupo llamado The Magic Numbers y que ya colgué aquí el otro día. Ese experimento me recordó a la versión del “Hit me one more time”  de Britney Spears que se marcaron Travis hace unos años.

Faltan muchas versiones que yo adoro, como algunas de Muse (“Can’t take my eyes off of you”, “Feeling good” o “Please let me get what I want”), el “One” de U2 en la voz de Michael Stipe, las versiones de Marilyn Manson (“Sweet dreams”, “I put a spell on you” o “Tainted love”), el “Wonderwall” de Ryan Adams, el “Knocking on heavens door” de Guns n’ Roses, “I will survive” de Cake o el “Hurt” de Johnny Cash.

Sin embargo, he descubierto algunas fantásticas. Aquí os las dejo por si queréis echarle un vistazo:

Seu Jorge – Starman (original de David Bowie):

Cake – Thrills (ésta me tiene loco):

F&M – Heart of glass (original de Blondie):

Johnny Cash – In my life (original de los Beatles):

Javier Álvarez – These boots are made for walking (original de Nancy Sinatra):

Mumm-Ra – In between days (original de The Cure):

The magic numbers – Crazy in love

Ahí queda eso.

A %d blogueros les gusta esto: